El Método Pold nos proporciona un sistema de recuperación rápida y efectiva de una manera de “no dolor” para el paciente.

Esta técnica a parte de la rápida recuperación que proporciona, produce el menor dolor posible en el paciente, evitando así las reacciones de defensa que genera el propio dolor que pueden entorpecer la aplicación de las diversas técnicas de la terapia.

Esa búsqueda del “no dolor” a la hora de tratar, es una de las características que nos hace decantarnos por tratar a nuestro paciente, deportista en este caso, con  el Método POLD.

Éste método ha sido creado por D. Juan  López Díaz (fisioterapeuta diplomado, licenciado en Fisiatría y Kinesiología). Se ha presentado en congresos y actos científicos desde 1993, y está confirmada su eficacia mediante investigaciones  a través de la práctica clínica.

El Método POLD es una forma innovadora de abordar las lesiones  a través de una movilización pasiva de los tejidos musculares y articulaciones mediante unas oscilaciones realizadas a una frecuencia propia para cada zona y persona. Se inicia mediante una   “Oscilación Primaria“, que nos va a dejar el sistema musculo-esquelético en una situación de “plasticidad somática“, que explicado de una manera más sencilla quiere decir que, el paciente alcanza un profundo estado de relajación, en cuyo momento podremos empezar a aplicar las diferentes técnicas biomecánicas que desarrolla el método , para conseguir resolver principal .

El método POLD adquiere gran importancia en el marco de la prevención, ya que mantiene  las estructuras en un estado óptimo de flexibilidad y con un tono adecuado. Conseguimos por lo tanto  que el cuerpo responda de una manera más eficiente, pudiéndonos ayudar a mejorar tanto el gesto deportivo como la fuerza y resistencia general de nuestro organismo, haciendo que de nuevo la parte psicológica, que tanto influye en el desarrollo de una actividad física, se vea beneficiada, haciéndonos entrenar con más ganas y mejores sensaciones, lo que se traduce en una mayor eficacia y asimilación del entrenamiento.

Con esta técnica se obtienen muy buenos resultados en el tratamiento de las hernias lumbares, cervicales y en calcificaciones y procesos artrósicos, pero sobretodo en hernias.

Sin duda la mejor manera de comprobarlo es acudiendo a un fisioterapeuta titulado y acreditado con el título específico en la formación del método POLD, nadie mejor que un profesional nos puede aconsejar y tratar  las lesiones que desafortunadamente pueden surgir en el desarrollo de una práctica deportiva.

Información sobre el método: www.pold.es