En Fisio Imagen realizamos electromiografía de superficie (sin aguja), para conocer la capacidad de contracción de nuestra musculatura y su coordinación. Ayudándonos de esta tecnología podemos objetivar en qué momento el paciente está contrayendo el músculo que nos interesa y con qué fuerza, y a través de un biofeedback con el electromiógrafo puede reaprender determinados patrones de movimiento que pueden ser los causantes de su lesión.

 

Por ejemplo en el complejo articular del hombro la hipersolicitación del trapecio superior en detrimento del serrato es la causa de muchas de las tendinopatías del supraespinoso, por lo que si no modificamos la biodinámica de los movimientos del hombro el paciente va a recidivar constantemente en su patología.